Atlas de un continente que no existe

Investigador: Artista Santiago Vélez Salamanca

 

“Ahora llegamos a la cuestión fundamental de todo atlas: ¿de qué hay que trazar un mapa? Respuesta evidente: de los seres, los cuerpos, las cosas... que no se pueden concebir de otra forma.”
Michel Serres

Cuando se buscan mapas del mundo en cualquier buscador de internet, es común encontrar que en la mayoría de ellos se omita deliberadamente el continente antártico; así mismo, desde la educación básica siempre nos hablado de cinco continentes y no de seis, excluyéndolo por sus condiciones particulares. También, al ser un zona dedicada a la ciencia y la paz y que no posee fronteras que delimiten estados, es un territorio que no contiene países; y a su vez, su permanente variación espacial y volumétrica al incrementar su tamaño al doble en invierno y reducirlo en verano, más las adversidades del clima y del territorio, hacen que sea un territorio aun por descubrir, lleno de vacíos en sus cartografías y con grandes misterios de las ciencias aun por estudiar.

                           

Con todas esas premisas, se parte hacia la utopía de crear un atlas de aquello que pareciera no existir: una geografía oculta bajo capas de nieve milenaria que esconden no solo la topografía del terreno, si no también, la memoria de los orígenes de lo que somos. Así, desde una conciencia estética y con el sustento de la investigación en artes, este compendio de información visual y de creaciones plásticas, permiten generar un conocimiento universal y hacer señalamientos desligados de las precisiones cuantitativas para incidir en posturas analíticas y sensibles que permiten hacerse una idea de la importancia planetaria de este lugar, de su conservación y cuidado, de la afectación climática que impone el  calentamiento global y sobre todo, de la responsabilidad que tenemos como habitantes de un solo planeta que nos alberga a todos y el cual soporta cada una de las acciones que de manera individual ejercemos sobre él y que como efectos colaterales, repercuten en el trasfondo de un territorio frágil, misterioso, evocador  y muchas veces, invisible.

Publicado en Boletines.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *