DÍA INTERNACIONAL DE LA MADRE TIERRA

La celebración por el Día de la Tierra tuvo su origen en Estados Unidos (EEUU), un 22 de abril de 1970, donde alrededor de 20 millones de personas indignadas salieron a las calles para protestar por lo que ellos consideraban una crisis ambiental, causada por los derrames de petróleo, el smog y la contaminación de los ríos, surgiendo como consecuencia La Agencia de Protección Medioambiental de EE.UU, cuyos esfuerzos fueron ganando terreno en el ámbito político, para mejorar la calidad del agua y del aire. A la fecha, celebramos el aniversario número 50, en plena crisis mundial causada por diferentes eventos, con similar o mayor repercusión sobre el planeta, que hace medio siglo atrás.

Hablar de la Tierra en estos tiempos implica hacer una remembranza por todo aquello que nos ha llevado a lo que hoy el mundo está experimentando: incendios forestales, aumento de la temperatura global, deforestación, crímenes que perturban la biodiversidad, comercio ilegal de vida silvestre, entre otros; todos provocados por el hombre y estrechamente ligado con la actual pandemia sanitaria a la que nos enfrentamos, causada por el COVID-19, con una fuerte relación con la salud humana, animal y ambiental, esto ha traído devastadoras afectaciones a los seres humanos, obligando a tomar estrictas medidas de aislamiento para su supervivencia, sin embargo, estas drásticas medidas también causan un impacto positivo al planeta, como la reducción de emisiones de CO2 y la mejora de la calidad del aire en las ciudades más pobladas y contaminadas.

En el caso de Ecuador, según datos estadísticos de la Secretaría de Ambiente del Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, el Índice Quiteño de la Calidad del Aire (IQCA), se ubica en niveles deseables durante la actual cuarentena, es decir que se encuentra en los rangos más bajos (0 - 50), en una escala de 1 a 500. Aunque estos cambios son temporales, se debe tomar como un llamado de atención para tomar conciencia de que la Tierra puede vivir sin nosotros, pero nosotros no podemos vivir si ella.

“El error consistió en creer que la tierra era nuestra, cuando la verdad es que nosotros somos de la tierra”.

 Nicanor Parra

Publicado en Boletines.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *