08 de junio, día mundial de los océanos

A partir del año 2009, la Asamblea General de las Naciones Unidas resolvió celebrar el  al 08 de junio como el día Mundial de los Océanos, en reconocimiento al rol fundamental que ellos desempeñan en la vida  y equilibrio de nuestro planeta.

Los océanos y los mares cubren las tres cuartas partes de la superficie terrestre, albergando una gran cantidad de especies y minerales indispensables para la vida del ser humano, de igual manera los océanos son  los pulmones de nuestro planeta,  al producir a través del fitoplancton aproximadamente el 71% del oxígeno que respiramos diariamente y absorber el 50% del CO2 generado a nivel mundial.  Por su gran tamaño, los océanos y mares se convierten en reguladores del clima, ya que  influyen directamente en los cambios de temperatura y reducen los efectos del calentamiento global.

La Antártida está rodeada desde los 60° de latitud sur hasta sus costas por el océano Antártico, también denominado océano Meridional u océano Austral (en inglés Southern Ocean), este océano junto con el Ártico son los únicos que circundan los extremos del planeta de forma completa. Su existencia como  el quinto océano y su extensión, aún se encuentra en disputa y en análisis por parte de los países miembros de la Organización Hidrográfica Internacional (OHI), por lo cual aún también esta área  es considerada como una prolongación hacia la Antártida de los océanos Atlántico, Índico y Pacífico.

Los mares periféricos,  que rodean la Antártida y que serían parte de este Océano Meridional en sentido horario son: parte del pasaje de Drake (o mar de Hoces), parte del mar del Scotia, mar de Weddell, mar del Rey Haakon VII, mar de Lázarev, mar de Riiser Larsen, mar de los Cosmonautas, mar de la Cooperación, mar de Davis, mar de Mawson, mar de Urville, mar de Somov, mar de Ross, mar de Amundsen, y el mar de Bellingshausen.

Debido a su interrelación con el continente Antártico y a que parte de su superficie se congela en ciertas épocas del año, esta zona presenta  fuertes gradientes en algunas de las propiedades físicas del agua de mar (Temperatura, salinidad, presión), lo que genera una importante biodiversidad. Adicionalmente este océano es considerado como el centro del sistema de circulación oceánico mundial, ya que se articula con las cuencas de los tres océanos más grandes del mundo, por lo tanto, cualquier alteración significativa que se produce en esta zona, repercutiría invariablemente en el resto del mundo, por esto se concentran en esta zona los esfuerzos para estudiar e investigar sobre temas como el cambio climático, ya que los forzamientos  producto por el aumento de temperatura son mucho más peligrosos en el mar que en el aire.

Los recursos naturales del océano Antártico no han sido explotados aún; se sospecha la presencia de grandes yacimientos petrolíferos y gas natural en las proximidades del continente antártico y de nódulos de manganeso. Sin embargo, el recurso más importante es sin duda el hielo que cubre la Antártida, ya que se constituye en la mayor reserva de agua dulce del mundo: casi el 81 % del total. En el ámbito ictiológico este océano presenta grandes poblaciones de kril y varias especies de peces importantes. Actualmente el Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección al Medio Ambiente (Protocolo de Madrid de 1991) impone la no exploración y explotación de sus recursos minerales hasta el año 2041, salvo para fines de investigación científica.

Sin embargo a esta zona tan alejada, con el mejor sistema de conservación, también ha llegado la contaminación, principalmente aquella producida por todas las grandes urbes ubicadas en el hemisferio Norte, lo que generé el aparecimiento de un agujero en la capa de ozono. De allí que dentro del Tratado Antártico  se reconoce como la “una última oportunidad” del género humano para trabajar en conjunto en torno a un bien común explícito (Antártida y su mar adyacente), directamente vinculado con la investigación científica en favor de la supervivencia del planeta.

El Día Mundial de los Océanos nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre la importancia de este recurso para el desarrollo sostenible de la humanidad, así como concienciarnos de la necesidad que todos trabajemos por su conservación y protección. Constituye asimismo una buena ocasión para reconocer numerosos y graves problemas que afectan a los océanos, tales como la sobreexplotación de recursos marinos, la polución, aumento de la densidad de la población costera, el calentamiento global, así como el aumento de las actividades delictivas, que tienen serias repercusiones para la seguridad de la navegación y la vida humana en el mar.

Si queremos beneficiarnos plenamente de lo que los océanos tienen que ofrecer, debemos fomentar el respeto, comprensión y cuidado de este recurso natural, es deber individual y colectivo proteger el medio marino y aprovechar cuidadosamente sus recursos.

Feliz día del Océano a todos quienes tenemos el honor de explorar y desentrañar los misterios de este apasionante, maravilloso, pero también peligroso mundo azul.

"Pero más maravilloso que la sabiduría de los ancianos y
que la sabiduría de los libros es la sabiduría secreta del océano." 

Howard Phillips Lovecraft

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *