27 de septiembre, Día Mundial del Turismo

Esta celebración constituye un reconocimiento a la importancia que tiene el turismo dentro de la economía mundial y sus beneficios culturales y sociales en la población, la Organización Mundial de Turismo-OMT decidió instituir el 27 de septiembre como el Día Mundial del Turismo, considerando que esta fecha coincide con el final de la temporada alta de vacaciones del hemisferio norte y el comienzo en la mitad del hemisferio sur.

Para el año 2018, el mensaje de la OMT se enfoca en fomentar el uso de tecnologías digitales para contribuir en el desarrollo del turismo, a la vez que proporciona una plataforma para la inversión, las alianzas y la colaboración en pro de un sector turístico más responsable.

La posición geográfica de la Antártica, su clima extremo, el difícil acceso, entre otros, son los factores que explican el desarrollo lento del turismo en el Continente Antártico. Este turismo inicio a través del ingreso de investigadores representantes de los diferentes países que conforman el Tratado Antártico, los mismos que maravillados por el medio natural, las grandes masas de hielo, los icebergs, la flora, la fauna, paisajes majestuosos, desolados e inexplorados aprovechaban sus tiempos libres o durante sus investigaciones para contemplar y visitar diferentes puntos de la Península Antártica y en algunos casos el interior del Continente Blanco.

El turismo en la Antártida empezó a levantar su vuelo en los años 70, con la presencia de buques de transporte y buques militares pertenecientes a los diferentes países signatarios del Tratado Antártico, es desde el año 2000 en el que ya empiezan a arribar buques comerciales con un objetivo turístico y de ocio. Actualmente el número de turistas ha aumentado significativamente; con el fin de establecer regulaciones para el turismo, se creó la  International Association of Antarctica Tour Operators-IAATO, entidad encargada de institucionalizar la mejor práctica turística y coordinar la programación general de los cruceros antárticos.

A pesar de que el número de turistas ha aumentado considerablemente en las últimas dos décadas, este aún es mínimo en comparación con el  ecoturismo desarrollado en otras partes del mundo, sin embargo, el ambiente aún virgen y natural del continente blanco obliga tomar medidas para su conservación y aplicar regulaciones al turismo para prevenir cualquier impacto negativo sobre el medio, obligando a los diferentes países que lo efectúan,  a operar dentro de los límites establecidos por el Tratado Antártico, el Protocolo de Protección al Medio Ambiente Antártico, legislaciones nacionales y acuerdos internacionales referentes a esta temática.

Ecuador como país miembro del Tratado Antártico, en conjunto con la Academia, instituciones nacionales e internacionales, basada en la experiencia del manejo responsable y sustentable  del turismo en galápagos,  trabaja continuamente en el desarrollo de directrices de manejo turístico en las aéreas más adyacentes a la Estación Científica Ecuatoriana “Pedro Vicente Maldonado” (Isla Greenwich), como es la Isla Barrientos, Dee y Robert.

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *