Primero de Diciembre de 2018– 59avo Aniversario de la Suscripción del Tratado Antártico

El 1 de diciembre de 1959, se efectuó la suscripción del Tratado Antártico por los doce países que hicieron actividades científicas en la Antártida y sus alrededores durante el Año Geofísico Internacional (AGI)de 1957 -1958, y que aceptaron la invitación del gobierno de los Estados Unidos de América para concurrir a una conferencia diplomática en Washington en la que se negoció el Tratado, estos países fueron: Argentina, Nueva Zelanda, Australia, Noruega, Bélgica, Sudáfrica, Rusia, Chile, Francia, Gran Bretaña, Japón y Estados Unidos.

Desde 1959 otros 41 países adhirieron al Tratado, entre ellos Ecuador. De acuerdo a la Normativa del Tratado, tanto los países signatarios como los adherentes tienen derecho a participar con representación nacional de las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico, mientras demuestren interés en la Antártida mediante la realización de investigaciones científicas importantes. Diecisiete países de los adherentes desarrollaron actividades de acuerdo a la disposición, por ese motivo son 29 países las Partes Consultivas, el resto de países asisten a las reuniones pero no participan en la toma de decisiones.

Algunas disposiciones importantes del Tratado manifiestan; La Antártida se utilizará exclusivamente para fines pacíficos ( Art. I); la libertad de investigación científica en la Antártida y la cooperación hacia ese fin…..continuarán (Art. II); las Partes Contratantes acuerdan proceder.. al intercambio de observaciones de resultados científicos sobre la Antártida,… los cuales estarán disponibles libremente ( Art. III); ningún acto o actividad que se lleve a cabo mientras el presente Tratado se halle en vigencia constituirá fundamento para hacer valer, apoyar o negar una reclamación de soberanía territorial en la Antártida , ni para crear derechos de soberanía en esta región, ni se ampliarán las reclamaciones antes hechas valer, mientras el Tratado se encuentre vigente (Art. IV 2); a fin de promover los objetivos y procurar la observancia  de las disposiciones del Tratado, todas las regiones de la Antártida, y todas las estaciones , instalaciones y equipos que allí se encuentren…estarán abiertos en todo momento a la inspección. (Art. VII).

Durante la XXXII Reunión Consultiva del Tratado Antártico, celebrada en Baltimore-Estados Unidos en abril de 2009, se levantó la “Declaración ministerial de Washington sobre el quincuagésimo Aniversario de la firma o suscripción del Tratado Antártico” acordada por las delegaciones de los países presentes, como un reconocimiento a los logros históricos del Tratado en promoción de la paz y la cooperación internacional en la región antártica; al interés de toda la humanidad de que la Antártida se use exclusivamente para fines pacíficos; recordando el compromiso con la protección ambiental del  medio ambiente antártico y los ecosistema dependientes y asociados, así como la designación de la Antártida como reserva natural, consagrada a la paz y a la ciencia; teniendo presente que la libertad de investigación científica es y continúa siendo una piedra angular del Tratado; recordando que el Aniversario tiene lugar tras el último Año Polar Internacional, empeño científico multidisciplinario que contó con el apoyo de todas las Partes; reconociendo el papel fundamental que desempeña la ciencia antártica en la comprensión del sistema climático mundial; preocupados por las repercusiones  de los cambios ambientales mundiales, en particular el cambio climático, en el medio ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asociados; teniendo presente la necesidad de procurar que la actividad humana en la Antártida, incluido el turismo, se realice de una forma que promueva efectivamente la protección continua del medio ambiente antártico y reduzca al mínimo el impacto acumulativo. Bajo estas premisas reafirmaron su compromiso incesante con los objetivos y el propósito del Tratado Antártico y los demás elementos del Sistema del Tratado Antártico; sobre la importancia de las disposiciones del Tratado que garantizan la libertad de investigación científica y el uso exclusivo para fines pacíficos; la importancia de la contribución del Tratado a la continuación de la armonía internacional en la Antártida; la importancia del Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del medio Ambiente; la importancia de la cooperación relacionada con la conservación de los recursos vivos marinos antárticos; instan a las Partes a que trabajen por medio de otras organizaciones, en particular las relacionadas con la navegación y la aviación para la aplicación de medidas que promuevan la seguridad y la protección ambiental en la Antártida; confirman su intención de trabajar mancomunadamente para comprender mejor los cambios del clima de la tierra para saber responder a los efectos de los cambios climáticos y ambientales en el medio ambiente antártico y los ecosistemas asociados; promover los programas de educación y divulgación a fin de mejorar el entendimiento mundial y el compromiso de proteger el medio ambiente antártico; y finalmente decidieron continuar y extender la cooperación cimentada en el Tratado y en el Sistema  para beneficio de toda la humanidad.

Hasta el presente año, la buena voluntad de los países Partes del Tratado de mantener las directrices de la Declaratoria del 2009 no han cambiado, en sentido contrario se han fortalecido con la sistematización de las directrices de investigación que promueve el Comité Científico sobre Investigaciones Antárticas (SCAR, por sus siglas en inglés), en lo que concierne a Investigación; al asesoramiento y mejora continua en las labores logísticas, operativas y de protección ambiental que promueve el Consejo de Administradores de Programas Antárticos Nacionales (COMNAP, por sus siglas en inglés); y las medidas, decisiones y Recomendaciones que se renuevan y se adicionan año a año para el cumplimiento de la normativa del Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente impulsada por el Comité de Protección Ambiental donde cada país Parte tiene una representación.

El Ecuador se adhirió al Tratado Antártico el 15 de septiembre de 1987, posteriormente el 19 de noviembre de 1989 se convirtió en País Consultivo habiendo demostrado interés en la Antártida con la ejecución de dos expediciones al continente antártico, con el apoyo de una plataforma propia como fue el BAE Orión de la Armada del Ecuador, la construcción de instalaciones ecuatorianas en la Antártida como fue el levantamiento del Refugio “República del Ecuador” durante la primera expedición, la construcción del primer módulo de la estación Científica “Pedro Vicente Maldonado” durante la II Expedición, y especialmente por la ejecución de un programa científico en mar y tierra que comprendió aproximadamente una veintena de proyectos de investigación desarrollados por investigadores ecuatorianos.  Hoy en día la estación Maldonado ha crecido en sus instalaciones, el número de proyectos de investigación ejecutados en la Antártida ascienden a 180 proyectos aproximadamente, la participación de instituciones públicas de investigación y la Universidad es constante durante las campañas, la cooperación científica y logística se practica durante las expediciones así como la presencia del Ecuador permanente durante las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico; en consecuencia los objetivos nacionales de proyección geopolítica del Ecuador en la Antártida se desarrollan en franco sostenimiento así como la participación permanente en las actividades de investigación.

 

Fuentes:

Sitio Web de  la Secretaría del Tratado Antártico: https://www.ats.aq/documents/ATCM32/op/atcm32_op022_s.pdf

https://www.ats.aq/devAS/ats_parties.aspx?lang=s

Publicado en Boletines.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *