22 de marzo, Día Mundial del Agua

“Olvidamos que el ciclo del agua y el ciclo de la vida son uno”. Jacques Yves Cousteau

Desde 1993 cada 22 de marzo se celebra el día mundial del agua con la finalidad de atraer la atención sobre la importancia de este líquido vital y fomentar su gestión sostenible.

La superficie de nuestro planeta está constituido por tres cuartas partes de agua, es decir el 71%. De aquél porcentaje, el 97% son océanos y mares, mientras que el restante 3 % denominado “agua dulce”, la mayor concentración de agua dulce se encuentra en estado sólido en el Continente Antártico (generador de hielo natural), contando con aproximadamente el 90% del hielo del planeta y el 70% del agua dulce del mundo almacenada en forma de nieve, enormes glaciares y extensos casquetes polares.

Aunque la extensa masa de agua está congelada, el Continente Blanco es una zona viviente, pero, sobre todo, es fundamental para mantener el clima y el ciclo hidrológico en el mundo. Sin embargo, el cambio climático amenaza este reservorio natural de agua dulce ya que el deshielo en el Continente Blanco va en aumentó considerablemente en las ultimas décadas y son más frecuentes los desprendimientos de enormes bloques de hielo, estos cambios que se vienen produciendo sobre la Antártida en los últimos años tienen en alerta a los científicos de todo el mundo.

Actualmente la carencia de agua potable es cada vez más sensible para satisfacer las crecientes demandas mundiales. En ese escenario, la Antártida, una de las mayores reservas de agua, puede en el futuro jugar un rol muy importante, especialmente por el creciente interés de creación de instrumentos internacionales que garanticen el acceso al agua potable como un derecho humano vital, porque es evidente que sin ese recurso es inviable cualquier posibilidad de vida, sin embargo, actualmente la explotación de este recurso está prohibida, según lo establece el artículo 7 del Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección Ambiental, el que se refiere a la prohibición de actividades relacionadas con los recursos minerales del continente dentro de los que se ha venido asumiendo la inclusión del agua y hielos, aunque en diferentes reuniones consultivas se ha venido tratando el tema de no considerar este recurso como mineral, pero no se ha llegado a ninguna decisión ni prohibición concreta.

No obstante, el geólogo Jerónimo López Ex presidente del Comité Científico para la Investigación Antártica. SCAR (2016), afirmó que uno de los grandes retos para el futuro es la investigación de los procesos que tienen lugar en la base del casquete glaciar antártico, donde en los últimos años se ha puesto de manifiesto la presencia de una abundante cantidad de agua líquida, esto daría lugar a diversas investigaciones que aporten a la conservación de este valioso recurso a través de las directrices del Tratado Antártico. Por otro lado, el calentamiento global ha producido un incremento de las temperaturas y un progresivo deshielo en algunas regiones de este continente, lo que ha venido provocando el aumento del nivel del mar.

En este contexto los países Latinoamericanos están teniendo un desarrollo importante en investigaciones antárticas a través de sus diferentes Institutos, el Ecuador actualmente ha logrado el desarrollo de significativos proyectos en el continente antártico que aportarían con importante información a la comunidad internacional interesada en la conservación de los recursos antárticos.

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *